martes, 20 de diciembre de 2011

La sostenibilidad por bandera

Alumnos y profesores del IES Las Lomas, Virgen del Remedio y Doctor Balmis

Hoy, día 20 de diciembre, tres centros educativos de la ciudad de Alicante han realizado una nueva concentración de bicicletas para conocer una de las zonas más olvidadas y sorprendentes del municipio de Alicante: Las Lagunas de Rabasa. Para llevar a cabo la actividad, parte de los alumnos hicieron uso de bicicletas prestadas y aprovecharon las infraestructuras ciclistas existentes en la zona: Ciudad Jardín, Vía Parque y Avda de la Univeridad, todas ellas enmarcadas en el PICA, programa municipal que tiene como objeto favorecer el trásito de bicicletas por el casco urbano de la ciudad.

En un contexto de crisis económica y contaminación medioambiental, estos tres institutos de la ciudad de Alicante han apostado por la movilidad como elemento clave en sus proyectos de centro. Las Lomas, Virgen del Remedio, y Doctor Balmis, se han convertido en los primeros centros de secundaria de la Comunidad Valenciana en apostar por un proyecto 100% ecológico y 100% integrador: La bicicleta como instrumento clave en la Movilidad Sostenible.


Hace ya casi un año que un grupo de profesores del Instituto Las Lomas, sito en el barrio periférico de Juan XXIII de Alicante, decidieron apostar por un proyecto que tendría como objetivo que los alumnos conocieran la bicicleta como medio de transporte preferente para los desplazamientos urbanos, además de los beneficios inherentes a su utilización. Este proyecto, que ha sido reconocido por la Plataforma Comarcal por la Movilidad por su implicación con la sostenibilidad y el medioambiente, se ha convertido en el primero de la Comunidad Valenciana, y uno de los primeros del país, en apostar decididamente por un medio de transporte que según todos los estudios realizados, es el más eficiente energéticamente de los existentes en la actualidad.

Un elemento integrador
Dado su bajo coste económico, así como su facilidad de mantenimiento, la bicicleta destaca por ser un elemento que favorece la igualdad social: cualquier persona tiene la posibilidad de adquirir y desplazarse en una bicicleta, independientemente de su estatus social y sus posibilidades económicas, lo que la convierte en una herramienta de un alto valor integrador, sobretodo en aquellos barrios donde la crisis incide de forma más contundente.