viernes, 10 de abril de 2015

Desde Alacant en Bici denunciamos la peligrosidad de los carriles bici del entorno de la Plaza Séneca.

A su escasa anchura se le suma el peligro de sufrir un atropello lateral

Desde el colectivo ciclista Alacant en Bici alertamos del peligroso diseño de los carriles bici segregados construidos tras las recientes remodelaciones de las calles Pintor Lorenzo Casanova, Portugal y Pintor Aparicio, todas ellas en el entorno de la plaza Séneca. Dichos carriles bici se encuentran segregados del tráfico motorizado en unas calles consideradas zona 30. El término zona 30 alude a una zona de tráfico pacificado, generalmente residencial, donde es posible la convivencia automóvil-ciclista-peatón. Por ello, en esta zona, consideramos que carece de sentido segregar a los ciclistas ya que estos contribuyen directamente en la pacificación del tráfico.

No obstante, con el diseño adoptado en estas calles se obliga al ciclista a circular por dichos carriles. Esta segregación aparta al ciclista del resto del tráfico y lo hace susceptible de sufrir un atropello lateral por parte de un automóvil en cualquiera de los constantes cruces de calles existentes. El caso más peligroso se produce cuando un automóvil, que circule en paralelo al ciclista, realice un giro y pueda atropellarlo involuntariamente al no haberlo visto previamente.
A esto habría que añadir la escasa anchura de los carriles bici, apenas un metro de ancho, insuficiente según los estándares de calidad nacionales que sugieren un ancho de metro y medio. En algunos casos se ve incluso reducido por las especies arbustivas instaladas que ocupan parte del carril. Todo ello provoca una pérdida de competencia de la bicicleta como medio de transporte dada la baja velocidad con la que se ha de circular al encontrarse encajonado entre peatones y vehículos y, sobre todo, al quedar subordinado al tráfico de vehículos motorizados. Por ello creemos que en casos como este crear carriles bici segregados es incluso contraproducente para el uso de la bicicleta y nuestra seguridad.

Por todo ello, desde el colectivo Alacant en Bici recomendamos invertir el sentido de estos carriles bici siendo opuestos al tráfico en todos los casos. De esta manera, se potenciaría la movilidad ciclista con mayor número de itinerarios y se recuperarían las ciclo-calles preexistentes. Así el ciclista se haría con el control de la calzada recuperando la visibilidad y seguridad que con el diseño actual ha perdido. 

Esta propuesta ya fue trasladada al concejal de Imagen Urbana, Adrián Santos, y al de Tráfico, Juan Seva, en la reunión que mantuvimos con ellos en julio del pasado año 2014. En ella les instábamos a establecer como zona 30 todo el barrio con badenes en su entrada y con los carriles bici ya creados a contrasentido. A pesar de su buena predisposición, dicha propuesta no se ha llevado a cabo.



A su vez desde Alacant en Bici reclamamos que en próximas obras de este entorno se opte por mantener el modelo ciclo-calle, como en la calle Poeta Quintana, donde el tráfico se pacifique y automóviles y ciclistas compartan calzada. También sugerimos aprovechar el espacio reservado a dichos carriles bici para la ampliación de aceras creando entornos donde prime la movilidad peatonal.