sábado, 11 de febrero de 2012

La bici en el TRAM


La foto que acompaña este artículo fue tomada en el Euskotren, un servicio ferroviario del País Vasco. En el extremo de algunos vagones hay un amplio espacio en el que un anclaje permite sujetar dos bicis. Algo así se echa de menos en algunas líneas del TRAM de Alicante donde, aunque podemos viajar con nuestra bici, no existe un lugar concreto destinado a ellas. Cuando subimos al TRAM podemos optar por colocarnos en uno de los extremos del vagón y mantenernos junto a nuestra bici para que no se caiga o bien colocarla en el lugar reservado a personas de movilidad reducida (en este caso habrá que ceder este espacio si entra una persona en silla de ruedas) o quedarnos en medio del vagón sujetando nosotros mismos la bici. Esta última opción es la peor de todas ya que la bici acaba siendo un obstáculo para los demás pasajeros y el equilibrio suele ser bastante precario.