jueves, 28 de febrero de 2013

La bici y la lluvia en Alicante.

Alicante no es precisamente una ciudad lluviosa, sino todo lo contrario. Muy de vez en cuando, nos acompaña la lluvia por estas tierras aunque en algunas ocasiones, la falta de frecuencia parece ser compensada con intensidad, y eso si que puede ser peligroso. Hoy nos ha tocado día de lluvia, y parece que mañana todavía dejará caer la climatología algún que otro chubasco sobre Alicante. 

Particularmente suelo consultar la climatología semanalmente y cuando la cosa está delicada, la miro a diario, de manera que cuando existen amenazas de lluvia, preparo el kit de agua. Para ciudad uso una bici híbrida, con cambios, U-lock, espejo retrovisor, guardabarros, portaequipajes, caja de fruta, timbre, luces, soporte teléfono (llamadas, música, gps, cámara, ...) no dejan de ser cosas muy prácticas, que se ponen y quitan rápidamente dependiendo de la necesidad y que me permiten multiples configuraciones en 2 minutos antes de salir de casa, facilitando desde ir a hacer compras con la versión full equip,  hasta salir a hacer la vía verde con lo imprescindible.

Configuraciones posibles de lluvia:
  • Guardabarros. Imprescindibles totalmente. Evitan que te manches y mojes con el agua que levantan tus ruedas al circular. De no llevarlos te vas a poner perdido de agua negra.
  • Luces. Recomendadas u obligatorias. En situaciones de visibilidad reducida podrían ser obligatorias incluso de día, en cualquier caso las típicas intermitencias blanca delante y roja detrás ayudarán a hacernos más visibles.
  • Chubasquero. Imprescindible. Particularmente uso dos modelos diferentes. Uno corto que no llega ni a 3/4 con capucha y para cuando la cosa arrecia tengo otro especial para bici, te permite tapar hasta el manillar y no te mojas ni piernas ni manos ni nada. En alguna cadena alemana se puede conseguir periódicamente y puedes evitar los pantalones impermeables que son más engorrosos. El superchubasquero después de usar se plega en un bolsillo y además de no ocupar casi nada lo puedes transportar atado a la cintura.
  • Gorra. Muy recomendable. Colocada debajo de la capucha que ajustaremos para que el viento no la abra, nos hará de barrera para que las gotas de lluvia no nos entren en los ojos. Realmente mejora mucho la visión, yo siempre que llueve la uso y con estos frios ayudan a calentar el coco.
  • Pantalón impermeable. Recomendable. Yo particularmente no lo uso. Te hace sudar. Seguro que a mucha gente le gusta, pero prefiero la versión de superchubasquero.
  • Polainas o cubrezapatos. No los he usado. Hay quien los usa combinados con los pantalones impermeables y su función es evidente, evitar que se moje la parte baja de los pantalones y zapatos.

Cuando el suelo está mojado hay que andar con ojo con las adherencias y conocer los límites no está de más. Si usas ruedas de tacos, tómalo con mucha calma. La señalización horizontal o pinturas en la calzada son un peligro. Hace unos años repasaron casi todo Alicante con pintura antideslizante en dos campañas. Ahora o se han olvidado o fomentan el freestyle.

Si conduces vehículos motorizados, sabes que con lluvia la visibilidad se ve seriamente comprometida. Con las gotas de agua se dificultan en gran medida la visibilidad, los limpia distraen la visión, los cristales se empeñan, etc... Si el vehículo a motor es de dos ruedas la cosa se agrava. Lo poco que se ve por los espejos retrovisores se complica todavía más con el agua y el casco viene de serie sin limpiaparabrisas. Pero lo peor de todo es que cuando un conductor está circulando con un vehículo motorizado, nunca pero nunca realiza sus cálculos pensando en que la vía la comparte también con bicicletas. Siempre debes conducir tu bici como si fueses un fantasma. Imagina que nadie te ve, que eres transparente y toma las medidas oportunas de precaución para que en tal caso no tengas problemas.

Teniendo en cuenta lo anterior, mis desplazamientos casa-trabajo y viceversa resultan de lo más agradables. Incluso con lluvia.


La lluvia no es excusa. Usa la bici.