viernes, 21 de diciembre de 2012

Píldoras para mejorar la circulación por la calzada


La principal norma de circulación que hay que respetar es el sentido común. 

Somos tráfico.

Eso quiere decir que tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para evitar situaciones indeseadas. Por ejemplo: respetar las normas de tráfico, somos tráfico y queremos que se nos trate como tráfico, por lo que tenemos que seguir las mismas normas que circulación que el resto de vehículos de la calzada. Cuánto más respetemos las normas de tráfico mayores serán nuestros argumentos para reclamar nuestro espacio en la calzada.

Hazte ver.

Otra acción de sentido común es hacernos visibles, tanto por el día como por supuesto por la noche. No es conveniente (ni legal) circular por la zona destinada a aparcar los coches, pues cuando queramos incorporarnos a la calzada de nuevo el 90% de los coches no nos van a dejar: Sí es aconsejable circular por el carril situado más a la derecha, pero en el centro de este o como mucho ligeramente hacia la derecha, así conseguiremos visibilidad y que no nos golpeen las puertas de los coches aparcados al abrirse.
Hay que señalizar las maniobras a realizar con las manos con la suficiente antelación para permitir que el resto de vehículos preparen su velocidad para nuestra maniobra. Tenemos que asegurarnos de cruzar vías rápidas cuando veamos que los vehículos que la cruzan han disminuido su velocidad mucho y que nos miran a la cara (aunque sea con malos ojos), no importa que en un juicio ganemos y nos paguen, lo que no queremos es ir a ese juicio.

Por la noche tenemos que ser visibles por los cuatro costados, eso implica luces delanteras, que si parpadean son más llamativas (no son para ver, sino para ser vistos), luces traseras, normalmente rojas y parpadeantes también y luces laterales (se usan mucho las luces de tapón de rueda). Así como prendas reflectantes como chalecos o tiras que se colocan alrededor del brazo o en el tobillo.

Usa las vías más lentas.

Si para desplazarte por la ciudad has de pasar por una vía rápida (por ejemplo gran vía o vía parque) y resulta que no está provista de carril bici y ni tan siquiera tiene acera bici, prueba a usar las calles paralelas a éstas que seguramente tendrán menos tráfico y también menos humo.

Las aceras son de los peatones.

Nunca debemos circular por una acera, ya que ésta es para los peatones, y además de estar penado por la ley es peligroso para el peatón y para el ciclista. Incluso los mal llamados carril-bici que en realidad son aceras-bici son peligrosos ya que en cualquier momento se puede dar un cruce inesperado de bicicleta y peatón con no muy buenas consecuencias. Aunque para circular con niños pequeños e iniciarlos en la sana costumbre de ir en bici, ésta es una de las mejores alternativas.