viernes, 14 de marzo de 2014

Golpe bajo a la Movilidad

Nunca llegó a funcionar. Empezaron primero, allá por 2010, con escasas bancadas (sólo por el centro, justamente por donde no hay grandes necesidades de desplazamiento ciclista entre los residentes) y además, sin marchas. Después ampliaron bancadas y hubo un aumento considerable de abonos, sin embargo, pronto se comprobaría que el mantenimiento brillaría por su deficiencia. En todas las ciudades hay vandalismo, en Alicante también, y más cierto es que es necesaria una mayor implicación del Ayuntamiento de turno en forma de subvenciones o fórmulas que garanticen la sana supervivencia del servicio, pero no ha sido así. Se ha dejado deteriorar. Hubo un intento de ampliar hacia la Universidad, pero fue a costa de dejar más barrios sin bici pública. Todo un despropósito.

Se ha aprobado un Plan de Movilidad Urbana (con subvenciones de por medio), y a continuación se ha hecho justamente lo contrario que pedía ese plan: mermar el servicio de autobuses, y suprimir las bicicletas públicas. ¿Tomadura de pelo?

No se corta el servicio porque hay pocos abonados. Al contrario. Hay pocos abonados porque desde hace años el servicio está abandonado. Golpe bajo a la Movilidad Sostenible.